Santa Cruz salió de la zona roja del déficit fiscal

Hace 14 meses Santa Cruz

Un informe del Ministerio de Hacienda da cuenta que la provincia pasó, en un año, de tener un déficit primario del 17,1% a un superávit primario del 1,2% aunque los servicios de la deuda crecen.

Santa Cruz salió de la zona roja del déficit fiscal

Por Irene Stur

Cuando comenzó el 2018, sólo una de cada tres provincias tenía superávit fiscal y entre ellas no estaba Santa Cruz. Ahora, ocho meses después, producto de una mayor recaudación por el impacto de la inflación y la devaluación del dólar que hizo que se elevaran los ingresos, más ajustes en algunas partidas, la situación fiscal cambió drásticamente, pasando a tener en el primer semestre superávit financiero del 1,2%.

Lo que aconteció con Santa Cruz, ocurrió con varios distritos más, según un informe que hizo público el Ministerio de Hacienda de la Nación y cuyas cifras para la administración santacruceña fueron confirmadas a La Opinión Austral por la Cartera económica provincial.

Más de la mitad de los gobernadores del país puede mostrar este año números positivos o al menos equilibrados en sus provincias. Según datos oficiales, varias salieron de estar “en rojo”, otras mantuvieron sus niveles óptimos o los mejoraron, mientras que unas pocas aún tienen datos negativos.

El relevamiento excluye a San Luis y La Pampa porque no suscribieron al pacto fiscal. El mismo arroja que en el primer semestre de 2017 el conjunto de los distritos daba un saldo negativo de 1,9%. Sólo 8 podían mostrar superávit. En cambio, en lo que va del año el balance da +6,9% con sólo dos administraciones en rojo: Jujuy y Corrientes.

Resultado primario y financiero

El papel del Ministerio de Hacienda remarca que el resultado primario de las provincias pasó de caer $ 15.501 millones a crecer $ 74.743 millones. En tanto que el resultado financiero cambio de un negativo de $ 36.696 millones a un positivo de $ 38.578 millones. Las mejoras están algunos puntos por encima de la inflación, y también de los números de la propia administración nacional.

Entre los distritos más grandes, Buenos Aires, a cargo de María Eugenia Vidal, pasó de un rojo de $ 14.805 millones a un verde de $ 2.455 millones, mientras que la Ciudad, en manos de Horacio Rodríguez Larreta, salió de una pérdida de $ 7.000 millones a una ganancia de $ 11.443 millones. Córdoba empeoró levemente sus cuentas, pero se mantienen positivos. Santa Fe salió del rojo y Mendoza aumentó su superávit. En tanto Chaco y Jujuy tuvieron pérdidas, pero menores a las del año pasado.

Esta mejora de las arcas provinciales es en lo que se basa la Cartera de Hacienda, para reclamar a las jurisdicciones que “se hagan cargo” de algunos gastos que hoy se afrontan con partidas nacionales.

En promedio, el informe de la cartera de Nicolás Dujovne afirma que los ingresos en las provincias crecieron en conjunto un 35%, mientras que el gasto primario sólo creció un 23%.

En tanto que la Nación, sólo creció un 26% en sus ingresos, pero también sus gastos estuvieron por debajo de ese porcentual, alcanzando un alza del 19%, ambas cifras muy por debajo de la inflación interanual, que de junio a junio se estimó en un 28%.

Ya hablando del Consolidado del Sector Público Argentino, el informe refleja que el resultado primario del conjunto de la Nación y las Provincias, pasó de un rojo de 159.786 millones de pesos a uno de 31.082 millones, dónde la Nación refleja un déficit primario de 105.825 millones de pesos (-0,8% del PBI) y las provincias un superávit de 74.743 millones de pesos (0,6% del PBI).

A la hora de sumarle a ello los servicios de la deuda, mientras la Nación crece su déficit a 251.187 millones de pesos (-1.9% del PBI), las provincias mantienen un superávit de 38.578 millones de pesos, equivalente al 0.3% del PBI

Los números de Santa Cruz

De acuerdo al informe, que fue corroborado por la Cartera de Economía de Santa Cruz, en el primer semestre de este año, la gobernación de Alicia Kirchner muestra un Resultado Primario que dio un superávit de $ 227 millones, en tanto que un año atrás, el primer semestre del 2017 cerraba con un rojo fiscal de $ 2.442 millones. De esta forma se pasó de un 17,1% negativo sobre el total de recursos disponible, a un 1,2% positivo, en tan sólo 12 meses.

A la hora de sumar los servicios de la deuda, el resultado financiero termina siendo diferente, aunque igualmente muy inferior al de un año atrás.

De esta forma, mientras en junio de 2017 las cuentas cerraban con rojo total de $ 2.791 millones, en junio de este año, ese número siguió siendo negativo pero sólo de $ 548 millones, logrando bajar ese déficit en $ 2.243 millones de pesos, equivalente al 2,89% del presupuesto total para ese semestre.

Los mayores ingresos en este semestre, están explicados, fundamentalmente en la mejora de las regalías hidrocarburíferas, ya que es un royalty que se cobra en pesos pero cotiza en dólares, y la moneda estadounidense creció 66,4% de junio de 2017 a junio de 2018.

El impacto de la inflación también explica la mejora de los ingresos. En tanto del lado de los egresos, además de comenzar a tener un peso importante el pago de los distintos convenios de deudas asumidos por la gestión anterior y ésta con el Gobierno Nacional y algunas entidades financieras, también la masa salarial no creció al ritmo de los ingresos.

“Hay que tener en claro que en 2016 y en 2017 la Nación para facilitar el financiamiento planteó el congelamiento salarial. Este año hemos comenzado un proceso de recuperación de los haberes, en la medida de las posibilidades” indicaron a este diario desde Economía.

Ahora bien, ese “proceso de recuperación” recién comenzó a tener un impacto en la masa salarial global que debe afrontar el Gobierno Provincial sobre la última parte del primer semestre y en lo que va de este segundo segmento del año y también explica la rápida recuperación fiscal que muestran los números de la provincia.

Tags del artículo

Economía

Notas relacionadas que pueden interesarte